La cara oculta de un gran día de partido


En el interior del hotel Doña Petronila, un afortunado grupo de unos 20 individuos aguardaban con impaciencia en una pequeña sala la llegada del presidente del club catalán, Joan Laporta. Ataviados algunos con camisetas del Barca, esperaban a que hiciera su aparición el mandatario culé. Se trataba de un grupo de personas que cada día conviven en la Fundación de Disminuidos Psíquicos 'Virgen del Pueyo', y que ayer vivieron una jornada cargada de emotividad. Acompañados del gerente de la empresa, Carlos Guerrero, obsequiaron a Laporta con un original cuadro que ellos mismos habían realizado en los talleres ocupacionales. La idea surgió hace unos meses, cuando durante la celebración de un programa solidario establecieron contacto el empresario aragonés Marcos Bellvis y la fundación domiciliada en Villamayor. Bellvis se comprometió entonces a la petición de algunos de los ayer presentes en el Doña Petronila, que le pidieron que concertara una cita con el presidente del Barcelona. Lo que en un principio no era más que un deseo se convirtió por la tarde en una realidad. La figura de Joan Laporta, acompañada por el aragonés Marco Bellvís, se hizo presente entre estos pocos afortunados. Laporta se mostró sorprendido por la belleza de la obra que le regalaron y señaló que a partir de ahora tendrá un hueco en un lugar emblemático del club: "Lo expondremos en el museo del Camp Nou. Allí hay muchas cosas importantes, pero seguro que ésta es una de las que se ha hecho con más cariño". El dirigente también les obsequió con varios presentes, pero sin duda el que más ilusión hizo fue la entrega de fotos de jugadores de la primera plantilla.
El acto concluyó con la foto de familia y con una nueva petición de uno de los más felices en el acto: "queremos ver el Camp Nou!", pedía José.

Publicado en Heraldo de Aragón el 22 de Marzo de 2010
Foto publicada en El Periodico de Aragón el 22 de Marzo de 2010